Estilo Hombre

10 metas financieras personales para tus veintitantos años

Compartir

Muchas veces hemos escuchado que los 30 son los nuevos 20; y la importancia de avanzar hacia las metas en nuestra carrera, relaciones personales y las finanzas en tus veintitantos, pasan por alto.

En cuanto a las finanzas, podría parecer que lograr el orden en ellas es algo en lo que puedes enfocarte una vez que te has establecido y comiences tu “vida real”. De cualquier modo, debes construir bases sólidas para cuando llegue el momento de vivir una viuda con más responsabilidades, y que no te tomen por sorpresa las vicisitudes que te puedas encontrar más adelante.

Por este motivo, aquí te presentamos las metas financieras personales que deberías tener en tus veintitantos años:

  1. Comienza a educarte

Es extraño pero casi nadie obtiene ninguna clase de educación formal en la escuela sobre finanzas personales. Los padres tampoco le hablan a sus hijos acerca de los aspectos más importantes para manejar el dinero.

Un buen consejo es ingresar a páginas de internet y blogs que te explican y dan consejos muy útiles sobre cómo manejar tu dinero. Por supuesto, también existen libros enteros dedicados a estos temas, sólo es cuestión de informarte un poco.

  1. Crea un presupuesto

A todos nos ha pasado sentirnos abrumados y preocupados al ver que nuestras deudas son mayores que lo que podemos pagar. Sin embargo, en lugar de deprimirte, debes tomar algún tipo de acción.

Lo mejor que puedes hacer es sacar un papel y escribir un presupuesto aproximado para ti mismo. De este modo, ves “desde arriba” tu vida financiera, y tendrás un mayor sentido de control sobre tus finanzas.

Al hacer un presupuesto, lograrás ver las cosas innecesarias en las que estás gastando dinero, y podrás analizar y concluir si realmente las necesitas. Si nunca has hecho uno, ponlo como meta esta semana, verás que no te tomará más de una hora y te ahorrará muchos problemas.

  1. Investiga sobre tu seguro de salud

Si en tu país no es obligatorio tener uno, deberías ir considerando obtenerlo, pues es una forma de ahorrar y encontrarte protegido para cualquier emergencia médica.

Si por ley cuentas con uno, infórmate sobre cuánto porcentaje de tu sueldo se destina al seguro, cuánto estás ahorrando y sobre las opciones en caso de que decidas cambiar u obtener otros beneficios adicionales.

  1. Comienza un fondo de emergencia

A todos nos puede pasar un imprevisto, aunque creamos que no. En lugar de tener más deudas que pagar por un problema no contemplado, utiliza el dinero que tengas en un fondo de emergencia. Ese cojín extra de dinero puede servir mucho para ayudarte a lograr tus metas financieras a largo plazo. Trata de mantener una cantidad específica de dinero siempre guardada.

De este modo, si surge algún imprevisto, puedes utilizar ese dinero, y jamás te sentirás corto de dinero. En cuanto te recuperes económicamente, puedes continuar alimentando el fondo.

  1. Elimina las deudas de tarjetas de crédito

Una de las mejores inversiones que puedes hacer en tu joven vida financiera es eliminar las deudas con altos intereses de tus tarjetas de crédito. Establece la meta de pagar tus tarjetas tan pronto como sea posible.

Existen muchas formas de lograrlo, dependiendo de la institución bancaria; y una vez que las hayas pagado, considera deshacerte de ellas, sé que existe todo tipo de argumentos para mantener una tarjeta de crédito, ya que si se usa apropiadamente, una tarjeta de crédito puede ser una herramienta extremadamente útil. Sin embargo, a esta edad, son mayores las desventajas y los problemas que puede acarrear.

  1. Empieza el seguimiento de tu puntuación de crédito

Aunque puede que no estés planeando comprar una casa o un carro próximamente, cuando lo quieras hacer, necesitarás tener un buen crédito. Los movimientos financieros que hagas cuando tengas 23 años afectarán tu puntuación de crédito cuando tengas 33 años y lo solicites.

Revisa tu reporte de crédito al menos una vez al año para mantenerte al día y siempre permanece atento a que los movimientos que aparezcan en los estados de cuenta, los hayas realizado tú.

  1. Comienza una cuenta de retiro

Suena aburrido y casi a cliché, pero es muy cierto: el tiempo es tu mayor aliado cuando inviertes.

Comienza una cuenta para tu retiro ahora mismo. Muchos empleos ofrecen un plan, así que puedes tomarlo. Y si no te convence, puedes preguntar en otras instituciones financieras que los ofrecen.Trata de contribuir con un mínimo del 5% de tu ingreso para tu retiro. A medida que comienzas a pagar las deudas e incrementas tu fondo de emergencia, aumenta tu tasa de ahorro.

  1. Comienza a tener un ingreso lateral

Aparte de encontrar formas de ahorrar dinero mientras estás en tus 20, comienza a buscar formas de ganarlo. Generar el hábito de crear múltiples fuentes de ingreso no sólo te nutrirá personalmente, sino que también te servirá a medida que envejeces.

Con el mercado de empleos actual tan volátil y competitivo, no puedes depender de un pago estable de una empresa corporativa. No pongas todos tus huevos en una canasta, busca otras fuentes de ingreso. Una forma fácil son los micro negocios que puedes llevar a cabo cuando no estás en tu empleo diario. Podría ser algo tan simple como podar césped los fines de semana o revisar currículos. Si tienes una habilidad, siempre habrá alguien que está a dispuesto a pagarte por ella.

  1. Practica la negociación

Al estar cómodo negociando, y sabiéndolo hacer correctamente, ahorrarás y ganarás más dinero a largo plazo. Así que empieza a aprender este arte hoy.

Puedes negociar el precio de todo: casas, autos, electrodomésticos, facturas de teléfono, seguros de autos. La práctica hace la perfección.

También harás más dinero negociando por un mayor salario. Con unas pocas horas de preparación y un poco de confianza, puedes aumentar tu ingreso en tan sólo algunos minutos.

  1. Establece metas financieras a largo plazo

Si puedes lograr las anteriores nueve metas financieras, estarás en una gran posición en comparación a otras personas de veintitantos. Ahora es el momento de empezar a pensar acerca de metas financieras a largo plazo. Podrías ahorrar cierta cantidad para el pago de una casa o cualquier otro gasto fuerte para cuando tengas 40 años. Cualesquiera que sean tus metas, escríbelas y empieza a tratar de lograrlas.

Deja un Comentario
Autor:

Tal vez te interese

Sobre Nosotros

Estilo Hombre. Blog especializado en los mejores temas para hombres, recopilación con la más completa información para que tu estilo de vida sea el mejor. Encuentra lo más destacado en salud, ocio, moda, cuidado personal y mucho más. Dale forma a tu propio estilo, a tu Estilo Hombre.

Contacto

7th Floor, Huma House Ballsbridge Dublin 4 Ireland