10 Beneficios de la paternidad

Cuando te conviertes en padre tu vida da un giro de 180 grados puesto que nada es igual, se acaban las salidas de los viernes por la noche, los viajecitos los fines de semana y los desvelos por la noche no son precisamente por irte de fiesta. Ahora tu cartera la inviertes en pañales y […]

Cuando te conviertes en padre tu vida da un giro de 180 grados puesto que nada es igual, se acaban las salidas de los viernes por la noche, los viajecitos los fines de semana y los desvelos por la noche no son precisamente por irte de fiesta. Ahora tu cartera la inviertes en pañales y biberones en vez de cervezas. Concebir un hijo es una responsabilidad que se debe tomar y asumir en conjunto con la pareja. Un hijo conlleva la obligación de hacerse cargo de él durante los primeros años de su vida y hasta la juventud, generalmente. Pero es más que eso, por eso a continuación te compartimos los beneficios de una paternidad responsable:

1. Desarrollo de fuertes vínculos emocionales con tu hijo

Al mismo tiempo que te involucras en la crianza  de tu hijo, se va desarrollando un vínculo emocional puesto que el bebé confía en que estarás ahí para cuidarlo y cubrir sus necesidades físicas, afectivas y psicológicas.  Esto genera un bienestar familiar.

2. Mejora tu estado de salud en general

Si estamos bien con los que nos rodean esto influye directamente en nuestro estado de salud, o bien se forman vínculos para apoyarnos con los nuestros en los malos momentos. Como hombre, al involucrarte en la paternidad responsable te sentirás más satisfecho con tu vida, te sentirás menos tentado a caer en vicios como el cigarro o el alcohol, puesto que eres consciente que ahora alguien más depende de ti y esto te obliga a comer bien, a hacer ejercicio y en general a  llevar un estilo de vida saludable.

3. Te encuentras en aprendizaje constante

Como personas adultas podemos creer que por la experiencia de vida sabemos todo,  que los hijos no pueden enseñarnos nada y que somos nosotros quienes les enseñamos todo acerca de la vida. Sin embargo, los hijos nos enseñan siempre nuevas cosas, nos hacen vivir experiencias y enfrentar problemas o situaciones que siempre traen consigo un aprendizaje de vida.

4. Te hace más responsable

Así como asumes las responsabilidades de tu hijo: citas del médico, compra de ropa, calzado, alimento, actividades recreativas, etc. Todo esto te hace más organizado y responsable en tus actividades personales, el trabajo y la familia.

5. Mejora tu vida sexual

Podría pensarse que la titánica tarea de cuidar hijos no deja tiempo para la vida sexual. Sin embargo estudios han demostrado que la vida sexual aún después de tener hijos mejora. Los hombres que se involucran más en el cuidado de sus hijos de alguna manera se sienten más recompensados en el aspecto sexual, debido a que el vínculo con la madre se fortalece.

6. Disminuyen las posibilidades de deprimirse

Estudios confirman que los hombres que viven solos son 80% más propensos a deprimirse que aquellos que tienen una familia. La llegada de un nuevo integrante a la familia y el fortalecimiento de los lazos emocionales con los hijos y la madre, se convierten en un antidepresivo natural muy eficaz.

7. Disminuye el estrés

Es un hecho que no dejarás de tener preocupaciones por todo lo que implica la crianza de un hijo. No obstante, a largo plazo los padres que se involucran con el cuidado de sus hijos y tienen una buena relación con ellos, están menos relacionados a padecer estrés y los síntomas que de este se derivan como son: insomnio, fatiga, problemas digestivos, etc.

8. Te sientes satisfecho con tu trabajo

Si al volver a casa después de una jornada laboral encuentras la alegría de ver a tu familia son buenas noticias. Como padre responsable siempre tratas de hacer las cosas lo mejor posible y esto se refleja positivamente en tus actividades haciendo que te sientas más satisfecho con tu trabajo.

9. Te vuelves más bondadoso

Cuando no tienes hijos, no tienes nada ni nadie por quién preocuparte más que por ti mismo. Esto podría hacerte parecer un poco egoísta, pero simplemente son etapas de la vida. A partir de que tienes hijos todo cambia y todo lo piensas en función de ellos. Esta actitud te hace ser más empático con los que te rodean volviéndote más bondadoso.  

10. Disfruta ser padre, es tu derecho

La Convención sobre los Derechos del Niño que fue aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, establece que todo niño tiene derecho a conocer y ser cuidado por sus padres, aun por la razón que sea estos se encuentren separados. Así que ejerce  este derecho y disfruta de tu hijo.

Ser padre es una de las mejores cosas que te pueden pasar en la vida ya que renueva tus energías, cada momento que compartes con tu hijo te da te da felicidad, alegría, fuerzas para educarlo adecuadamente y ganas de luchar para ser mejor como persona pues sabes que eres su ejemplo a seguir.

 

 

 

Deja un Comentario