Estilo Hombre
Man in classic suit

¿Por qué a los HOMBRES nos DEBE importar tanto el estatus?

Compartir

El preocuparte por tu estatus parece ser algo que solo las personas vanidosas, superficiales y consumistas harían. Debido a esto se piensa que los hombres independientes, individualistas, – hombres “de verdad” – simplemente no deberían preocuparse acerca de su estatus en lo absoluto. Los hombres deberían ser completamente indiferentes a su posición en el mundo y a lo que los demás piensen de ellos.

Aun así, ésta idea, sin importar lo satisfactoria que se siente, es falsa, equivocada y ultimadamente poco práctica en varios niveles.

Estas son las razones por las que a todos nos debería preocupar nuestro estatus:

 

Estás programado a que te importe el estatus

Por miles de años, el estatus de un hombre estaba muy cercanamente relacionado a su acceso a recursos, y por lo tanto a su supervivencia. Incluso aunque ya nuestro estatus no está directamente relacionado a seguir vivos, nuestra preocupación acerca de nuestra posición en relación a los demás sigue programada. Mientras que la preocupación por el estatus puede no ser tan fuerte como por cosas como comida y sexo, es del mismo tipo. Por lo tanto, decidir que simplemente no te vas a preocupar acerca del estatus y que no es importante y/o ni siquiera existe, es como decidir que vas a ignorar completamente tu sexualidad.

 

El estatus es crucial para la salud mental y física

La ganancia de estatus aumenta las hormonas que te hacen sentir bien y los neurotransmisores como la testosterona, serotonina y dopamina, haciéndonos sentir en la cima del mundo.

La disminución del estatus, por otro lado, eleva nuestras hormonas del estrés y suprime la cognición, el sistema inmunológico e incluso la fertilidad.

Los periodos prolongados de sentirte con estatus bajo puede por lo tanto conllevar enfermedad y depresión. Si tu serotonina sigue estando disminuida por el tiempo suficiente, también te verás molesto con mayor frecuencia e incluso puedes sentir la necesidad de ser violento con otros.

Sentirse reconocido y valorado por otras personas es por lo tanto difícilmente un deseo vanidoso, realmente es esencial tanto para tu salud física como mental.

 

A los hombres les ha importado el estatus por miles de años

El no preocuparte acerca de lo que tus iguales piensen de ti es una receta para el narcisismo y la mediocridad; cuando eres el único juez de ti mismo, tiendes a ser bastante permisivo y halagador en tu evaluación. Escuchar la retroalimentación de aquellos a quienes respetas te mantiene honesto, responsable y motivado a esforzarse incluso más. El hierro afila el hierro.

Cuando las personas dicen que no les importa su estatus, lo que usualmente están diciendo es que el valor o comportamiento que alguien más considera importante, no es tan importante para ellos personalmente. A un hombre no debería importarle lo que todos piensan, pero sí debería importarle la opinión de aquellos a quienes respeta.

Estatus = competencia, y la competencia produce excelencia

El estatus es realmente otra palabra para competencia, y la competencia nos empuja a ser mejores. Ciertamente, las competencias de estatus tienen el potencial de convertirse en competencias inútiles, pero también llevan a logros y progresos reales. La Carrera Espacial no fue nada más que una competencia de estatus entre US y la USSR, y puso a un hombre en la luna.

En teoría, es fácil pensar que idealmente deberías competir solo contra ti mismo esforzándote por ser lo mejor que puedas. Pero estudios ha demostrado que las personas simplemente no pueden empujarse a sí mismas tan fuertemente cuando tratan de ganarse a sí mismos, como pueden hacerlo cuando están compitiendo contra alguien más; un competidor externo te ayuda a encontrar otro ritmo.

Estatus = valor.

Es verdad que las personas pueden ganar estatus de cosas que son simplemente superficiales, como una cara perfectamente simétrica, o comprar un auto último modelo.

Pero muchas de las cosas que confieren estatus surgen de cualidades y acciones que ofrecen un valor real a los demás. Un sentido del humor, una mente creativa, la habilidad de dar el consejo apropiado o explicar las cosas claramente, y una reputación de integridad y coraje pueden conferir estatus en muchos círculos. La habilidad de reparar las cosas, hacer música e inventar productos innovadores también puede conferir estatus. Cuando las personas dicen que no les importa el estatus, están diciendo que no les importa si mejoran la vida de sus amigos, familia y su comunidad – algo que todo hombre debería esforzarse en lograr.

El estatus lleva a un mayor poder e influencia

Debido a que los individuos de alto estatus atraen personas y atención, tienen una gran red social e incluso están en una posición de ser mucho más persuasivos e influyentes que los individuos de bajo estatus. También a menudo son colocados en posiciones de liderazgo, ampliando su esfera de influencia aún más. Con la influencia y posición viene el poder, y mientras que las personas modernas, especialmente los hombres, han sido criadas para sentirse avergonzados de querer poder, es algo de lo que uno no debería tener temor de buscar de forma seria y descarada. El poder no solo se siente muy bien (de verdad, está bien admitirlo), sino que es la forma en que llegas a una posición para poder cambiar las cosas en el mundo y alterar el curso de los eventos humanos.

Si, el poder le permite a las personas cambiar cosas para peor, pero también ofrece la oportunidad de transformar las cosas en algo mejor.

Lo que pasa con las personas que proclaman que no les importa el estatus es que casi de forma invariable viven vidas pequeñas y estrechas. No hacen muchas incursiones al mundo más amplio, y por lo tanto no obtienen mucha retroalimentación – negativa o positiva – de otras personas. Por lo tanto, no tienen mucha influencia sobre nadie tampoco.

Ciertamente, aquellos que profesan indiferencia al estatus a menudo llegan a esta instancia luego de tratar y fallar en lograr tener estatus ellos mismos. Para aliviar la culpa que sienten por fallar, deciden que el estatus no es tan importante de todas formas, y que realmente no les importa no tenerlo. Al sentirse que están “por arriba” del estatus, también se alejan de cualquier otro intento de hacer algo de ellos mismos – por lo tanto evitando el riesgo de fallas futuras.

 

Deja un Comentario
Autor:

Tal vez te interese

Sobre Nosotros

Estilo Hombre. Blog especializado en los mejores temas para hombres, recopilación con la más completa información para que tu estilo de vida sea el mejor. Encuentra lo más destacado en salud, ocio, moda, cuidado personal y mucho más. Dale forma a tu propio estilo, a tu Estilo Hombre.

Contacto

7th Floor, Huma House Ballsbridge Dublin 4 Ireland