Tips para mantener un CALZADO IMPECABLE

¿Alguna vez has escuchado la frase, “Un traje no es traje si no se luce con un buen par de zapatos”? Esto nos habla de la importancia que tiene el calzado para el hombre, puesto que es parte de la personalidad y de la imagen que transmites a lo demás. Unos zapatos descuidados hablan de […]

¿Alguna vez has escuchado la frase, “Un traje no es traje si no se luce con un buen par de zapatos”? Esto nos habla de la importancia que tiene el calzado para el hombre, puesto que es parte de la personalidad y de la imagen que transmites a lo demás. Unos zapatos descuidados hablan de abandono de tu apariencia. En cambio, un calzado presentable dice mucho del cuidado que haces de todas las cosa en general. Por ello, poner atención en el calzado se convierte en un hábito de rutina primordial.

Estos consejos te ayudarán a mantener un calzado limpio, impecable y alargarán  la vida de tus zapatos:

1. Limpieza

Existen varios tipos de calzado y están fabricados con distintos materiales: piel, gamuza, ante, charol o incluso tela, por lo que a la hora de comprar los zapatos es importante que preguntes por los cuidados de limpieza. Existen productos para todo tipo de material: jabones, spray, ceras protectoras, pañuelos, cepillos etc.

2. No usarlos todos los días

Para conservar el calzado en buen estado, debes evitar el uso del mismo par dos días seguidos. Esto ocasiona que se deformen, se desgasten y se impregnen de olor. Lo ideal es que cuentes con al menos 2 pares de zapatos y alternes su uso durante los días de la semana.

3. Guárdalos adecuadamente

Guardar el calzado en su caja desde que lo compras lo mantendrá en buen estado, puesto que estarán protegidos del polvo. También debes colocar la horma con la que vienen al momento de la compra para evitar que se deformen, si ya la has tirado puedes colocar papel periódico en su lugar.

4. Evita mojarlos

La humedad deforma el calzado. Así que, en tiempos de lluvia opta por las botas. En caso de que se mojen, en cuanto puedas coloca papel periódico dentro para que se absorba toda la humedad.

5. Cambia las tapas y suelas

Una vez que empieces a notar desgaste en las tapas y las suelas, debes llevarlos con el zapatero para que las cambie.

6. Utiliza calzador

Es un accesorio que ya casi no se utiliza, pero su función es facilitar la tarea a la hora de ponerte el calzado y protegerlos de la presión que se ejerce al meter el pie. De esta manera se evita que el calzado se deforme.

Deja un Comentario